Sigue con nosotros las noticias en tiempo real Visita nuestro Twitter @Factor4_GT      

La Mirada

Crónicas de Trovamundo

7 Min de lectura

por Fernando López. 

Serie de entregas escritas y audiovisuales de los azares que determinaron conciertos del trovador guatemalteco Fernando López.

Por invitación y propuesta del Director de Factor 4, comparto estas Crónicas de Trovamundo para recrear distintas experiencias que por fortuna y azar me han abierto otros cielos del canto, desde una perspectiva emparentada con la autoetnografía y con base en referencias hemerográficas diversas.

«AQUÍ SOLO QUEREMOS HUMANOS» CIERRE DEL CONCIERTO CANCIONES DE SIEMPRE DE PABLO MILANÉS. Teatro al aire libre «Otto René Castillo». Guatemala 1 de diciembre 2018.

La migración a Irlanda. En una entrega anterior describí algunos azares que rondaron el concierto «Canto de amor para Marco Antonio Molina y la niñez desaparecida», el 9 de diciembre 2016. Este acompañamiento desde mi oficio de trovador de la memoria, hacia la causa ejemplar de lucha y búsqueda de justicia de la familia Molina Theissen -por invitación expresa de Emma Molina-, marcaría el cierre de un ciclo de proyección en Guatemala para luego enfocar mi búsqueda hacia nuevos retos formativos académicos y de producción musical a nivel internacional. Así, luego de la sentencia histórica contra los perpetradores de los crímenes de lesa humanidad contra Marco Antonio y Emma Molina, viajaría por unos meses a Europa, a concretar mi mudanza a Irlanda para noviembre 2018.

La invitación de Jaguar Producciones. Estando fuera de Guatemala, el mismo día que confirmé una gira para diciembre 2018, en varios escenarios de Kadañ y Hindrijuv Hradec del sur de Bohemia en la República Checa, Gad Echeverría me escribió diciendo que Jorge Molina de Jaguar Producciones quería contactarme.  Jorge me compartió que iba a producir un concierto de Pablo Milanés junto a otros artistas en Guatemala y que su sueño para el cierre era que Pablo Milanés, Luis Enrique Mejía y yo cantáramos la canción «Aquí solo queremos ser humanos», por ser ésta, según sus propias palabras, la canción más importante de la trova guatemalteca (sic).

Intenté desmadejar lo que inicialmente creí que era una broma, argumentando que me parecía increíble que tratándose de los íconos que representan para la canción latinoamericana, Pablo y Luis Enrique, aceptaran cantar una composición mía para el cierre del concierto en Guatemala. Jorge replicó contundentemente: «Ya los dos aceptaron, el único que falta sos vos». Ante esto no pude más que agradecer el honor de invitarme y el gesto de reconocimiento implícito hacia mi trabajo, hecho que resultaba bastante gratificante en un medio caracterizado por la aridez a la que se enfrenta la canción de alto contenido poético social, además de la descalificación siempre presente e incluso ejercida tristemente por los artistas mismos. La decisión de participar y honrar esta invitación implicó reprogramar la gira recién confirmada en República Checa y posponer mi salida definitiva hacia Irlanda, ya que dicho concierto se realizaría el 1 de diciembre. De vuelta a Guatemala, vendría el proceso de intercambio de comunicaciones con Nancy Pérez, representante de la oficina de Pablo Milanés, en La Habana, para coordinar y convenir mutuamente el mejor formato para el arreglo de la canción de cierre. 

Su majestad el ninguneo. Algunos ecos doloridos se hicieron escuchar más temprano que tarde en las redes sociales, incluso desde ultramar, cuando se anunció por diversos medios de comunicación mi participación como invitado de cierre junto a Pablo Milanés. Desorientada esta vez la envidia, no sabía a quién morder. Ya en el año 2005, había intentado clavarme sus dientes cuando también fuí invitado para cantar con Pablo Milanés y su grupo en el concierto titulado: Cuba canta a Guatemala y Guatemala canta a Cuba.  Aquella vez, el azar de su majestad se saldría con la suya: el cubano sufriría una caída repentina que lesionó su pierna y lo sacaría de los escenarios por un tiempo.  Por tanto, ese concierto no tendría lugar.

Las voces de opinión. Por fortuna, esta vez algunas voces calificadas dejarían sentir su opinión antes de la realización del concierto. Abro comillas: «Fernando López, el trovador guatemalteco por excelencia, encarna esa doble vía de la trova: el arte sin concesiones estéticas y el compromiso sin concesiones políticas para la transformación social. (…) El encuentro de Pablo Milanés con Fernando López no es más que el resultado de un largo proceso de maduración en ambas vías. Y no es casual que el grito que los une sea uno universal y permanente: Aquí solo queremos ser humanos. El acontecimiento es inédito en el país: Pablo Milanés, el más carismático y universal representante de la nueva trova latinoamericana tiende ese brazo de unidad a la par de Luis Enrique Mejía Godoy en reconocimiento a esos 40 años de trayectoria musical de Fernando López.» (Carlos Augusto Velázquez, semiólogo guatemalteco, miembro de la academia de la lengua en Guatemala.)[i]

«El próximo concierto de Pablo Milanés es fundamental e inédito, por varias razones. La creación de Pablo es inconmensurable para la cultura latinoamericana. Si a ello sumamos el talento y lo que representa Fernando López para el arte guatemalteco, la combinación es brutal, sobre todo, porque se incluye un verso de Otto René Castillo, un poeta fundamental, con la voz de dos músicos que han llevado al canto, la poesía de otros grandes, como José Martí, Roberto Obregón, entre otros. Interpretar esta pieza entre Fernando y Pablo es el mejor homenaje que se le puede realizar a la historia de Cuba y Guatemala (…) una polifonía que hará un monólogo en cuanto a lo que estos artistas han perseguido durante sus carreras, la libertad. Si a ello agregamos, la trova cubana, lo folk posmoderno de Luis Enrique Mejía y la latinoamericanidad de Fernando, más las circunstancias históricas, pero, sobre todo, las actuales, es un merecido homenaje a estos tres, entonces, poetas, que cantarán in sito al poeta más importante de esta nación.»  (Francisco Méndez, escritor guatemalteco, Premio Nacional de Literatura 2017.)[ii]

El arribo de Pablo Milanés y la conferencia de prensa. Una noche antes y tras un largo vuelo desde Madrid, Pablo Milanés arribaría a Guatemala para realizar una conferencia de prensa en la que estuvimos también presentes Luis Enrique Mejía, Gad Echeverría, Raúl López por Canto General y yo. Sería la ocasión para conocer personalmente a Nancy, con quien habíamos estado comunicándonos electrónicamente. Me ofreció un abrazo y una sonrisa muy sincera al final de la conferencia de prensa.  Hablamos brevemente de la agenda colmada que tenían por delante y de sus años viviendo en Irlanda, país por el que conservaba un entrañable recuerdo.

La prueba de audio y el ensayo. El 1 de diciembre la producción nos citó al medio día para realizar el ensayo y la prueba de audio. En camerinos con el maestro Luis Enrique Mejía, afinamos detalles, recordardando momentos compartidos desde que nos conocimos en julio de 1978, en el marco del Festival centroamericano y mundial de la Juventud y los Estudiantes, en San José, Costa Rica y La Habana, Cuba, respectivamente. Pablo nos invitó a probar audio antes de su propia prueba.  Como era de esperar, los sensacionales maestros del cuarteto no necesitarían más que aclarar algunos detalles en la partitura para tocar como que lo hubieran conocido desde siempre, el arreglo que el músico salvadoreño Amílcar Guevara había creado para este tema.

El concierto. En camerino, Pablo estaba tranquilo con la madurez que prodiga una larga trayectoria y emanaba la sencillez y carisma propios del ser humano heredero y portador de una de las voces más bellas de la canción latinoamericana Tuvo además un gesto inolvidable hacia mí, al obsequiarme uno de sus discos con temas de la trova tradicional cubana, con una dedicatoria que reza: «Para mi amigo Fernando López. Pablo Milanés«.  Tras una larga espera debido a los problemas de manejo de escenario cuando se tienen varios grupos con distinto formato en un mismo concierto, llegaría el momento de la presentación de Pablo Milanés. Luego de llevarnos por la vía de seda de su voz y sus canciones de siempre y otras de estreno esa misma noche, con un público que supo prodigarle su espera y amor, llegó el momento del cierre.

Una versión final inédita a nivel latinoamericano. Luego de invitarnos a acompañarle al escenario, se anunció la canción «Aquí solo queremos ser humanos», que esa noche alcanzaría un vuelo inédito y majestuoso. Como diría al inicio Luis Enrique Mejía, esa noche Otto René Castillo estaba presente; y yo pensé también en Roberto Obregón, Luis de Lión y todas y todos los poetas desaparecidos en Guatemala. Se echó al viento la música y a pesar de las cañuelas frías por el clima de diciembre, hicimos la versión más importante que esta canción haya alcanzado desde que la compusiera en los años ochenta y que fuera grabada por vez primera en mi disco «Causa de ternura», en 1990. Se cumpliría así el sueño de Jorge Molina de cerrar con este tema el concierto Canciones de siempre de Pablo Milanés, en Guatemala, un concierto que además significó mi despedida de los escenarios guatemaltecos por un buen tiempo, al abrigo de dos grandes maestros que han acompañado y nutrido mi vida de trovamundo.

Cierre de un ciclo y salto al vacío. Luego del abrazo de agradecimiento fuera de escena, Pablo y su equipo de producción saldrían rápidamente para dormir unas pocas horas antes de tomar el vuelo a primeras horas de la mañana con rumbo a La Habana. Yo aprovecharía para compartir brevemente con la comparsa universitaria, luego para reír largamente junto a Gad, Rony, amigos del grupo Guinama: Juan Carlos, Marisol, Corina y César que habían llegado a acompañarnos con su sonrisa cómplice y entrañable desde El Salvador. El día 7 de diciembre, a la hora exacta de la quema del diablo, estaba despegando desde mi país para dar el salto al vacío y defender mi canción en los festivales del World Music Europeo.


[i] https://elperiodico.com.gt/oculta/2018/11/30/solo-queremos-ser-humanos/

[ii] Encuesta de opinión por parte de Jaguar Producciones, previo a conferencia de prensa del concierto.

Edición Factor 4

Posts relacionados
La Mirada

Las cuatro grandes crisis que nos azotan.

4 Min de lectura
Víctor M. Ruano P. Diócesis de Jutiapa Jutiapa, 10 de septiembre, 2020 De la pandemia saldremos mejor. No hay duda que la…
La Mirada

“La pandemia, tiempo para despertar y escuchar el grito de los pobres y de la Madre Tierra”

6 Min de lectura
Víctor M. Ruano P. Diócesis de Jutiapa Jutiapa, 03 de septiembre, 2020 Diócesis de Jutiapa se pronuncia sobre la situación del país….
La Mirada

Sueños de Imbaluna.

1 Min de lectura
Fernando López Irlanda 28 de agosto 2020 Misiva atemporal para Joaquín Orellana Edición Factor 4
Lo mejor de Factor4 en tu bandeja de entrada

 

Nada de spam, sin costo de suscripción nuestros últimos artículos.

Suscríbete
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments