Sigue con nosotros las noticias en tiempo real Visita nuestro Twitter @Factor4_GT      

Diversas

El peligro nos asecha.

3 Min de lectura

Por Teresa Son

Totonicapán

Amanece, respiro profundo, me siento con energía y vitalidad. Conforme transcurren los segundos percibo la realidad, reflexiono : “la vida de una mujer siempre está en peligro”, no por el maravilloso ser de mujer, sino por el contexto de violencia y acoso sistematizado que nos rodea.

Para nosotras las mujeres, se convierte en un peligro los  hombres que creen tener  potestad sobre nosotras; en algunos  hogares se hacen evidentes las formas de violencia que nos amenazan. Con el pasar de los años de mi vida joven, he aprendido a desarrollar una capacidad de alerta, de oler el peligro, inclusive aquellas intenciones disfrazadas que nos hacen creer que es  cariño.

El peligro parece estar  en nuestro entorno al igual que el aire que respiramos, sin embargo me niego a creerlo así, porque algo en mí afirma que esa experiencia de relaciones no es profundamente humana.

Puedo llegar a sentir una sensación espantosa al salir de casa. Las pocas calles que camino están plagadas de ofensivas, ¿Son piropos? no, claro que no. Son reflejos de  la imagen que ciertos hombres  pueden llegar a  tener de nosotras, como si fuéramos un objeto. No niego las ganas que me han dado de voltear para gritarles  y hacerles entender que lo que hacen es asqueroso, que me ofende.  Pero solo me doy cuenta de que tendría que pasar toda la calle haciendo lo mismo y ellos sin entender, al contrario, las veces que lo he hecho aumentan la burla.

 Me he dado cuenta de que la normalización del acoso sexual está presente  en todas las sociedades, hay quienes afirman que son los albañiles quienes más incurren en este tipo de acoso, se olvida que  también muchos profesionales que se dicen respetuosos, desde sus carros, inclusive desde sus oficinas nos  insultan, ya sea con miradas lascivas o palabras fuera de contexto.

Subir al transmetro, bus o  taxi, puede ser  un sufrimiento; detesto ir en el pasillo. Ir  parada a la par de un desconocido puede volverse  una lucha, porque casi siempre somos las mujeres quienes llegamos a vivir  la peor de las experiencias.

Cuando llego al trabajo podría pensarse que ya estoy en un lugar más seguro, pero no, el peligro en la oficina es todavía más evidente, aunque con mayor disimulo. Palabras, solicitudes, aceptaciones que hay que seguirlas porque es el jefe o compañeros con sus puestos de poder, que los hace  sentir que pueden usarnos para satisfacer sus antojos, pero una sabe sus intenciones e intenta lidiar con ello también. 

Pedirnos nuestro número personal, hacer llamadas en horario fuera del laboral, buscar espacios solitarios en la oficina, exigir favores personales porque así lo quieren, es una idea que sostiene el acosador. No faltan los comentarios en afirmar que así debe ser o que una lo debe pasar por alto. En mi caso he insistido en decirles explícitamente lo incómoda que me hacen sentir y que no corresponde a mi responsabilidad laboral y por ende no debo consentir.  Las amenazas aumentan y pretenden hacernos sentir culpables. He aprendido a confrontar y no dejarme limitar por estas actitudes, lo peor es darse cuenta de que, aunque se les hace saber  que no estamos de acuerdo, siguen como si nada pasara.

Otro espacio peligroso puede ser la universidad; en clase, en los grupos de trabajo, en convivencias, tanto compañeros como maestros pueden llegar a acosarnos y es una sensación horrible, lo mismo sucede en la iglesia, aun cuando se dice tener “normativas de convivencia”, también para nosotras las mujeres son espacio donde somos acosadas, porque  suelen ser los mismos que andan en los diversos espacios buscando su beneficio e interés, lo que indigna es que lo hacen proclamando que son cumplidores de la moral, por ello es mucho mas peligroso y letal.

Con las constantes experiencias me pregunto, quien acosa, sea hombre o mujer,  ¿no se da cuenta o no quiere darse cuenta? O es que ¿no entiende o no quiere entender? La respuesta  puede radicar  en un  sistema patriarcal-machista sustentado por practicas culturales, ideológicas, enraizadas en falta de información y voluntad de cambiar.  Tampoco lo justifica, pero realmente lo hemos normalizado tanto, que creemos sentirnos cómodas y cómodos de seguirlo guardando como se ha hecho hasta ahora. La cultura, la religión, las políticas, la sociedad las sostienen, por ello sentimos que estamos bien y nos alarma cuando alguien exige su derecho, su libertad, su respeto.

Para nosotras las mujeres todos los espacios pueden llegar a ser peligrosos, nos encontramos con situaciones que nos vulneran y no es justo, esta realidad acosadora nos desgasta y consume, no es humano.

Edición y corrección de estilo Factor 4

Posts relacionados
Diversas

Lolita, la reina del volante.

12 Min de lectura
Historia de una piloto de buses extraurbanos  Andina Ayala ed. WG Fotos: Sergio Valdés Pedroni La conocí en febrero de este año….
Diversas

Hablemos de lo que no se nombra.

8 Min de lectura
Por Daniela Sánchez Lemus y Andina Ayala. Asesinatos y muertes violentas de mujeres más allá de un número estadístico. Brenda, Sonia, María,…
Diversas

El costo de un embarazo adolescente.

3 Min de lectura
Sabrina Morales Tezagüic Oficial de Comunicación UNFPA Guatemala La maternidad es un motivo de celebración y realización para muchas mujeres. Sin embargo,…
Lo mejor de Factor4 en tu bandeja de entrada

 

Nada de spam, sin costo de suscripción nuestros últimos artículos.

Suscríbete
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments