Sigue con nosotros las noticias en tiempo real Visita nuestro Twitter @Factor4_GT      

Pluma Invitada

Sotzman

3 Min de lectura

Por Filóchofo

Estamos a principios del año 1922, Ciudad  Guática se encontraba en manos de los delincuentes más perversos, en los tres poderes del Estado actuaban con total impunidad bajo el amparo de la Robatesis en el Ministerio Púbico: el siniestro Pingüino en el Congreso, el italiano Don Corleone en el Ejecutivo y en el Judicial, la temible Gataflaca.  Todos y todas conformaban una red de corrupción implacable, que hundían a Guática en el espanto y miedo…

Muchos de los superhéroes se enfrentaban a ellos con valentía y audacia, pero también muchos fueron perseguidos y condenados a las cárceles y otros tuvieron que salir huyendo a otras dimensiones espaciales como la  del  País sin Nombre.

La Liga de la  Justicia gravemente amenazada por otros secuaces como El Payaso, Cocodrilo, La Chichicaste Venenosa, Enigmático, Friolento, Espantapájaros, Dos Jetas y otros  más, todos escondidos en la Cueva de Criminales o C.C.

El único héroe que le estaba quedando a la ciudad Guática era Sotzman, conocido también como el Hombre Murciélago o el Caballero de la noche oscurecida.  Laboraba en uno de los diarios de la ciudad, Elasteroide, el mismo donde también trabajaba el reportero Claro Quent y su novia Luisa Laínez.   Claro Quent era otro superhéroe, también conocido como Supersán, el Hombre de Hierro Oxidado, que ahora se encontraba en una misión intergaláctica, investigando un contrato opaco del Níkel, en la mina del Store e intentando quemar con sus ojos de rayos infrarrojos al país de Rasputín.

Esta situación, la ausencia de Supersán, era aprovechada por los mencionados archienemigos, pero también por el propio Sotzman, que estaba perdidamente enamorado de Luisa Laínez y esto le causaba una gran debilidad, peor que la criptonita verde de  la  Unidad No Empollada (UNE), ya  que la tal Luisa no le correspondía a sus constantes  invitaciones para echarse un atol de elote en el Parque Central.

Ese era el escenario en que nuestro superhéroe Sotzman sobrevivía, con su doble identidad de reportero en Elasteroide, encargado de escribir el horóscopo, cartas a Mi Querida Miquita, el Chirmolero y desde luego reportear en el Conhueso. Toda esta  labor mal pagada, abajo del salario mínimo, apenas le alcanzaba para remendar su máscara y capa de murciélago.

Uno de esos días, la hermosa Luisa Laínez, fue secuestrada por el Pingüino, el mismo que compraba votos para mantenerse de presidente del Conhueso, el móvil del hecho respondía a un intercambio: Que Elasteroide dejara de publicar los hechos de corrupción que ejecutaba el  Pacto de Podridos, a cambio de la vida de la hermosa Pupusera, mote de las reporteras que cubrían la  fuente.

El terror cundió en Ciudad Guática y ante el clamor de toda la población y organizaciones de Derechos Humanos, menos de los Kakacif, que se mantenían como siempre en silencio cómplice, nuestro héroe hizo un llamado a toda la población para que la plazas de todo el país se llenaran, que se pararan todas las actividades  económicas, hasta que Don Corleone, El Pingüino y Gataflaca renunciaran.

Los que salieron a contradecir este llamado fueron la Fundación del Terrorismo y la Sinvisa, pero el pueblo organizado los ignoró y respondió de forma multitudinaria, jamás vista en la bicentenaria Guática… y luego de una semana de mantenerse las plazas llenas, los archienemigos de Sotzman renunciaron y fueron enviados a la  dimensión desconocida del Mariscal Zavala y Matamoros, cárceles VIP para el Pacto de Podridos.

Después de esto llegó la tranquilidad a Ciudad Gática, Sotzman colgó su capa y su máscara, lo echaron del diario El Asteroide porque se negó a trabajar ad honorem.  El País sin Nombre había dejado de presionar a Rasputín y la paz regresaba nuevamente. Supersán también estaba  de vuelta, los de la Liga de la  Justicia dejaron de ser la Letanía del desterrado de Asturias y… la hermosa Luisa Laínez, aceptó la invitación de tomar atol de elote en el parque central.

Cuento por : José Manuel Chacón, Filóchofo.

Guatemala 17 de marzo 2022

Posts relacionados
Pluma Invitada

Mensaje a las Comunidades Cristianas de la Diócesis de Jutiapa ante el creciente aumento de contagios por la Covid-19

2 Min de lectura
Por Monseñor Antonio Calderón 1.“Muéstranos, Señor, tu misericordia”, es la súplica que, motivados por la liturgia de la palabra del próximo domingo, …
Pluma Invitada

Crónicas de Trovamundo

5 Min de lectura
Fernando López | Trovamundo Cancioncillas Nostalgimientes Bufonantes a Joaquín Orellana a sus 90 años de vida -Primera parte- En el 2004, la…
Pluma Invitada

Diez razones técnicas para no aprobar las reformas a la Ley de Acceso a la Información Pública.

4 Min de lectura
Por Dr. Silvio Gramajo Las reformas a la Ley de Acceso a la Información Pública, discutidas en el seno de la Comisión…
Lo mejor de Factor4 en tu bandeja de entrada

 

Nada de spam, sin costo de suscripción nuestros últimos artículos.

Suscríbete
Notify of
guest
1 Comment
oldest
newest most voted
Inline Feedbacks
View all comments
Irma Woltke
Irma Woltke
25/03/2022 4:58 PM

Me gusto la narrativa, sin embargo es un final feliz que me gustaría para “Guategótica”