Sigue con nosotros las noticias en tiempo real Visita nuestro Twitter @Factor4_GT      

COVID-19La Entrevista

“NADA INDICA QUE EL VIRUS COVID-19 FUERA CREADO EN UN LABORATORIO”

9 Min de lectura

Por Haroldo Sánchez

El doctor Rodrigo J. González, guatemalteco, tiene un doctorado en inmunología por la Universidad de Carolina del Norte-Chapel Hill y un Post Doctorado por la Universidad de Harvard. Actualmente trabaja en la Universidad de Harvard, en la Escuela de Medicina, Departamento de Inmunología. Es doctor en microbiología e inmunología. Tiene una licenciatura en biología y Boccialaureatus in Scienttis, ambas de la Universidad del Valle de Guatemala. Ha realizado investigaciones en la Universidad de Harvard, Universidad de Carolina del Norte-Chapel Hill y en la Universidad del Valle de Guatemala. Ha recibido innumerables reconocimientos por su trayectoria, entre ellos dos veces el Premio Ruth L. Kirschstein NRSA, del Instituto Nacional de Salud a través del Hospital para Niños de Boston. El Mejor Poster, Premios para presentaciones científicas. Premio Robert D. Watkins, Premio de entrenamiento en investigación, así como distintas distinciones académicas. Actualmente trabaja en la Universidad de Harvard, Escuela de Medicina, Departamento de Inmunología. 

Para el doctor Rodrigo J. González, el tiempo se ha hecho muy corto. La pandemia del coronavirus, mantienen a todos los científicos luchando día y noche por encontrar soluciones a una enfermedad mortal que asola a la humanidad. A pesar de sus múltiples tareas en la Escuela de Medicina, en el Departamento de Inmunología de la Universidad de Harvard, aceptó esta entrevista en donde afirma que “se requiere de un solo individuo infectado para comenzar un brote en una comunidad antes no afectada”, y habla también que es muy difícil que se tenga una vacuna en menos de un año, y reafirma que “los virus no saben de partidos o ideologías, afectan a todos por igual”. 

Doctor González, hace unos días Bill Gates, decía que una vacuna contra el coronavirus no estaría lista hasta dentro de unos 18 meses. ¿Cree que este tiempo es lo que le espera a la humanidad el tener esta cura?

Es muy difícil estimar en cuánto tiempo podrá conseguirse una vacuna. Tomando en cuenta lo que conlleva el diseño y optimización de una formulación, además de las pruebas que se deben hacer para determinar seguridad y eficiencia, sería difícil pensar que habrá una vacuna en menos de un año. Sin embargo, esto es asumiendo que todos los resultados sean óptimos. De no ser así, el tiempo podría extenderse aún más. Además de la vacuna en sí, hay que agregar el tiempo derivado del proceso de manufactura, el cual dependerá de la formulación que haya sido escogida. Una vacuna es la estrategia ideal para afrontar esta situación, pero hay que tomar en cuenta que, así como se han encontrado vacunas en tiempo relativamente corto, existen muchos ejemplos de patógenos contra los cuales, después de muchos años de investigación, no se ha encontrado una vacuna todavía.

Si ese es el lapso, o menos o más para crear la vacuna, a un país como Guatemala, ¿en cuánto tiempo llegaría esta vacuna a la población?

Este es un aspecto muy importante a considerar. De encontrarse una vacuna, y de establecerse modelos de manufactura, no existe ninguna razón para pensar que Guatemala sería un país prioritario para su distribución. Esto quiere decir que podría tomar varios meses hasta que exista la oportunidad de que la población guatemalteca pueda acceder a la vacuna. Es principalmente por esta razón que se debe reconocer a las estrategias de salud pública, como el aislamiento social, etc., como la única herramienta con la que contamos actualmente para enfrentar la epidemia. 

Se habla que hay personas que pueden ser inmunes al COVID-19, ¿qué las diferencia del resto de la población? 

Se ha hablado sobre personas que han sido infectadas y que presentan pocos o ningún síntoma. Esto no debe confundirse con que estas personas sean inmunes. Existe la posibilidad de que una persona infectada con SARS-CoV-2 desarrolle la llamada inmunidad natural, pero para esto tuvo que haber habido forzosamente una infección en algún momento. Si se desarrolla inmunidad natural, esta persona no podrá infectarse una segunda vez, será inmune. Sin embargo, desconocemos si la infección con SARS-CoV-2 genera inmunidad natural en un individuo. En cuanto a personas que no presentan síntomas, las causas pueden estar relacionadas a factores tan distintos como infecciones previas con otros patógenos, estado de salud en general, si se es hombre o mujer, o incluso factores hereditarios, entre otras causas. Lo más probable es que el que se desarrolle la enfermedad dependa no de uno sino de muchos factores. 

Cuando un individuo se infecta con cualquier patógeno existe una respuesta durante la cual las llamadas células B son estimuladas para convertirse en fábricas de moléculas llamadas anticuerpos. Estas moléculas son importantes porque pueden unirse a un patógeno e impedir que éste entre a una célula, previniendo la infección. Actualmente se desconocen las condiciones estrictamente necesarias para que se generen anticuerpos de larga duración. Estos anticuerpos serían producidos por largo tiempo (de varios meses a años) y son uno de los fundamentos de la inmunidad natural, a la que me referí anteriormente. Acaban de surgir los primeros estudios que indican que efectivamente, pacientes que se han recuperado de COVID-19 han desarrollado anticuerpos contra el virus. Sin embargo, no sabemos si estos anticuerpos se producirán de manera prolongada y si son eficientes contra el virus. Solamente si estas dos condiciones se cumplen, podríamos afirmar que luego de desarrollar la enfermedad se puede alcanzar inmunidad natural, situación que sería ideal. Otra forma de generar anticuerpos sería a través de una vacuna. Esta estrategia, por definición, estimula al sistema inmune para que éste produzca anticuerpos contra un patógeno, pero sin el riesgo de que el individuo se enferme como ocurriría durante una infección natural. A pesar de haber varios candidatos prometedores, por ahora no existe ninguna vacuna capaz de generar anticuerpos de larga duración y que sean eficientes contra el virus.

En el seno de la comunidad científica, cuál considera ha sido la reacción a la llegada al mundo del coronavirus, ¿había alguna forma de prever algo como esto?

La presencia de varios coronavirus en murciélagos ha estado documentada desde hace muchos años. Los investigadores encargados de estos estudios advirtieron que por el contacto cercano que existe con estos animales (ya sea por alimentación o por intromisiones en su hábitat) era cuestión de tiempo que se diera un brote. Por lo tanto, la aparición de una epidemia que deriva de un coronavirus con origen en murciélagos no fue una sorpresa. Una forma de haber prevenido la epidemia pudo haber sido establecer grupos de monitoreo para estimar poblaciones humanas en riesgo. Otra estrategia pudo haber sido contar con sistemas de salud mas fuertes y equipos de emergencia globales con el entrenamiento adecuado para responder a epidemias de manera temprana. Por último, la situación pudo haberse prevenido si se hubiera invertido mucho más en ciencia básica para conocer más sobre la biología de estos virus y cómo se relacionan con el huésped en quien habitan. 

Por que los países no han podido hasta hoy, enfrentar la pandemia, ¿qué fue lo que pasó para el desborde del virus?

Existen muchos factores, cada uno actuando a distinto nivel. Por una parte, tenemos la poca inversión en investigación, lo que causa que el conocimiento que tenemos acerca de estos virus y de la respuesta de nuestro cuerpo durante la infección sea muy limitado. Por lo tanto, contamos con paliativos, pero no con estrategias más eficientes para contrarrestar el efecto de la enfermedad. Por otra parte, el virus puso de evidencia la debilidad de los sistemas de salud y de los organismos locales encargados de responder a pandemias. Estos dos aspectos, en muchos lugares, parecen responder a una administración gubernamental en particular, y no a principios científicos universales. Los gobiernos varían constantemente y cambian sus estrategias y prioridades. Las instituciones de salud, por el contrario, deben permanecer constantes, conscientes de posibles riesgos y cómo actuar ante ellos.

En algunos círculos médicos se dice que la covid-19 será otro de los virus con los que deberemos aprender a convivir sin que mate. ¿Hay un tiempo estipulado para algo así?

Esto proviene de la idea de que un virus tiene mas oportunidades de diseminarse si causa poco daño a su huésped. Si una infección causa la muerte inmediata, el virus tiene poco tiempo para ser transmitido a un segundo huésped. Por el contrario, si el virus no causa enfermedad alguna, el huésped seguirá una vida normal y seguirá relacionándose con otros individuos, a quienes podrá infectar. Sin embargo, esto no es cierto para todos los patógenos. Existen algunos patógenos cuyas características de transmisión les hace imposible no causar enfermedad, como es el caso de la bacteria causante de la peste bubónica. Tenemos que tomar en cuenta también que la mayoría de la población no parece sufrir de enfermedad grave durante una infección con SARS-CoV-2, lo que sugiere que el virus puede seguir transmitiéndose en forma eficiente en su forma actual, sin haber sido atenuado. Hasta ahora, no contamos con ninguna información que sugiera que el virus vaya a atenuarse, y de hacerlo, en cuanto tiempo esto pueda suceder. 

Usted ha escuchado esas teorías de la conspiración, ¿es posible a su juicio que este virus haya podido ser creado en un laboratorio?

Hasta ahora, lo que sabemos del virus indica que su origen está relacionado a uno de los tantos coronavirus que circulan en murciélagos. No hay nada que nos indique que el SARS-CoV-2 fue creado en un laboratorio. El virus ha sido secuenciado de manera independiente y los datos que distintos laboratorios han obtenido reflejan características esperadas para este grupo de virus. Además de esto, hay que considerar que la mayoría de los patógenos conocidos aparecieron antes de que existiera la ingeniería genética, de manera natural. No hay razón para pensar que esto no siga sucediendo de la misma manera. 

“Se requiere de un solo individuo infectado para comenzar un brote en una comunidad antes no afectada” «Es muy difícil que se tenga una vacuna en menos de un año» “Los virus no saben de partidos o ideologías, afectan a todos por igual”. 

Cómo deberían los gobernantes enfrentar esta pandemia, porque muchos lo hacen desde el punto de vista político. ¿Cuál debería ser el enfoque para combatir el virus?

Los gobiernos deben mantener un lazo muy estrecho con la comunidad científica y médica. Deben asesorarse de microbiólogos, inmunólogos, epidemiólogos, y profesionales en ciencias afines. La población debe pedir a sus gobernantes que tomen una postura seria, enfocada en principios científicos, ajenos a inclinaciones políticas. Los patógenos no saben de partidos o ideologías, afectan a todo el mundo por igual. 

¿Por qué este virus ha sido tan veloz en su expansión luego de que estalló en China hace tan solo cinco meses?

Una razón puede ser que el virus infecta las mucosas del tracto respiratorio superior de manera eficiente. Esto es porque la transmisión de persona a persona se facilita cuando el patógeno está presente en secreciones nasales. Otra razón puede ser que personas infectadas pueden presentar pocos o ningún síntoma. Estas personas, al no seguir normas de distanciamiento social, pueden infectar a otros individuos, amplificando el número de infecciones de manera muy eficiente. Aparte de la eficiencia que el virus pueda tener para transmitirse de una persona a otra, estamos en un mundo en donde nuestra capacidad de movilidad alcanza niveles no vistos antes. En unas cuantas horas se puede viajar de una ciudad a otra, dentro o fuera de un mismo país. Esto es relevante si se considera que se requiere de un solo individuo infectado para comenzar un brote en una comunidad antes no afectada.  

Podría usted explicar ¿qué es un virus y qué los diferencia entre sí?

Un virus es un agente infeccioso microscópico que, a diferencia de otros microorganismos, como las bacterias, no es una célula (es acelular). Los virus son parásitos obligatorios de las células, pues necesitan entrar a las células y utilizar componentes de éstas para poder replicarse. Debido a muchas razones, incluyendo su acelularidad, y a pesar de que puedan tener ciertas características relacionadas a los organismos vivos, los virus no son considerados organismos vivos. Los virus están constituidos por diversos componentes, los cuales utilizamos para diferenciarlos entre ellos, localizándolos en familias. La familia de los coronavirus, por ejemplo, posee una forma característica similar a la de una corona solar (de aquí el nombre), una envoltura viral y RNA de una hebra en donde almacena su información genética, entre otras características que la diferencian de otras familias de virus. Es sin embargo la secuencia genética la herramienta más útil para diferenciar un virus de otro, así como para establecer qué tanto se relacionan entre ellos. 

-Doctor, ¿cómo ve usted el futuro de nuestros países luego de esta pandemia?.

Tres cosas son fundamentales a considerar cuando pensamos en el futuro. Primero, determinar si existe inmunidad natural. Segundo, y más a largo plazo, si se contará con una vacuna o con algún medicamento para tratar la enfermedad. Y tercero, si a lo largo del tiempo sean versiones atenuadas del virus las que circulen, causando una enfermedad menos debilitante de lo observado hasta ahora. Si por lo menos alguno de estos tres parámetros se cumple, es posible que el futuro a mediano y largo plazo sea muy similar a lo que vivimos antes de la epidemia. De lo contrario, tendremos que acostumbrarnos a que muchos de los ajustes que hemos hecho en nuestras vidas durante la epidemia tendrán que mantenerse por un tiempo indefinido, aunque posiblemente no de manera tan drástica. Suceda lo que suceda, está claro que nuestros sistemas de salud y de respuesta a pandemias deberán reforzarse grandemente pues la eficiencia de estas instituciones tendrá un gran efecto no solo en la salud misma, sino de manera indirecta, en nuestras economías.

Posts relacionados
La Entrevista

Perú y su constante cambio de presidente.

5 Min de lectura
Por Haroldo Sánchez Conocer lo que está pasando en Perú, para aquellos que viven fuera de ese país sudamericano, es bastante complicado….
La Entrevista

Población LGTBIQ+ víctima de la violencia.

9 Min de lectura
Por Haroldo Sánchez Más de 800 denuncias de delitos y agravios contra personas de la comunidad LGTBIQ+ entre los años 2016 y…
La Entrevista

El Apostolado, primer largometraje del guatemalteco Juan Manuel Mendez.

6 Min de lectura
Por Daniela Sánchez Lemus Fotografías que acompañan el texto cortesía Juan Manuel Mendez Recientemente se estrenó en linea la película «El Apostolado»,…
Lo mejor de Factor4 en tu bandeja de entrada

 

Nada de spam, sin costo de suscripción nuestros últimos artículos.

Suscríbete
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments