Desde los territorios

Mujeres emprendedoras de Sololá

6 Min de lectura

Por Jacqueline Torres Urizar

En San Pedro la Laguna el lago y sus montañas amanecen con la majestuosidad de siempre acompañando la cotidianidad de mujeres que inician otra jornada, la cual cambió con la pandemia. Las necesidades y quehaceres se acoplan a la “nueva normalidad”.

Una mañana de domingo, un grupo de emprendedoras se da cita en el salón municipal con el propósito de mostrar y vender lo que han logrado con sus emprendimientos, todas están ahí para dar a conocer su trabajo. Algunas han empezado hace poco, otras ya tienen experiencia en el manejo de sus negocios, en la producción de mercancías o en la socialización y venta de las mismas. 

Mujer hilando. Fotografía: Visión Guatemala

Una de las organizaciones que trabaja desde hace once años  de la mano con las mujeres emprendedoras es Visión Guatemala (https://vision-guatemala.org/es/) una organización no gubernamental sin fines de lucro que empodera a las familias de las comunidades alrededor del lago Atitlán en Guatemala, fundada por la suiza Nicola Roten en el año 2009, tras una práctica con la institución microfinanciera y banco de desarrollo comunitario Grameen (fundado en Bangladés y ganador del Premio Nobel de la Paz) el cual otorga microcréditos sin solicitar garantías. Fue de esta forma que Nicola conoció a mujeres guatemaltecas de San Juan Ostuncalco, Quetzaltenango, en donde formó el primer grupo de 12 mujeres. Ese mismo año, nació el proyecto “Visión Guatemala”, con el fin de empoderar a las mujeres por medio de los microcréditos y crear una red que les diera respaldo en sus trabajos y acompañarlas en el camino de crecer.

En el año 2014 se lanzó una convocatoria para formar un equipo local, basado en los conocimientos y necesidades de los diferentes programas de Visión Guatemala. Ese año se creó un programa con cincuenta cursos diferentes a la semana con una variedad de clases de refuerzo, arte y todo tipo de actividades obligatorias para los becados de todos los niveles. Para ello ofrecieron a las personas de San Pedro La Laguna y San Juan La Laguna clases de inglés y de computación a cambio de que dieran clases a las niñas y niños de las comunidades, siendo el nacimiento de un intercambio real, dejando atrás la idea que Visión Guatemala era una organización que venía a dar y que las personas involucradas en el proceso solo recibían.

Queremos que la comunidad conozca el trabajo de estas mujeres y encontrar personas aliadas para hacer redes e intercambios para el mercado común” 
Rosalía González, directora de Visión Guatemala.

Rosalía González, directora de Visión Guatemala, da acompañamiento a los procesos del Proyecto. Fotografía: Visión Guatemala.

Hasta febrero del presente año,  eran más de 64 mujeres quienes recibieron un apoyo de Visión Guatemala, para empezar un emprendimiento y promover su independencia económica, lo cual les permite la obtención de recursos y la participación en espacios para reflexionar sobre algunas de las problemáticas que enfrentan. 

Preparación de alimentos, confección de prendas de vestir, masajes, manualidades y medicinas tradicionales, entre otras, son actividades que realizan, pero por lo regular permanecen invisibles o sin recibir recursos a cambio de su trabajo.

Con apoyo puntual, las mujeres de las comunidades del lago de Atitlán, potencian y contribuyen a mejorar sus condiciones de vida. “Las mujeres saben cómo hacer negocios, pero están siempre al día; tienen hábitos de sobrevivencia que pueden convertirse en sostenibles”, reiteró Rosalía González.

El acompañamiento de Visión Guatemala consiste en microcréditos que van de Q1,500 a Q5,000 en plazos de 6 meses y un año. Una vez que las mujeres ingresan al programa, se les invita a participar en los talleres que se imparten sobre administración de negocios, hábitos alimenticios, autoestima y violencia contra las mujeres. Es decir que el programa trabaja en la salud, la alimentación, la economía y la educación de ellas y sus familias.

Con el “Programa Microfinanzas” de Visión Guatemala, las mujeres arrancan sus emprendimientos. Imagenes: Visión Guatemala.

Muchas familias, del campo y la ciudad, presionadas por las desigualdades que produce el modelo económico actual, más el contexto que produjo la pandemia, requieren de nuevas estrategias para la generación de recursos monetarios. La incorporación de las mujeres al campo laboral de manera formal e informal es una forma de salir adelante. Y se sabe que cuando ellas generan recursos benefician a toda la familia.

Para el gestor de conocimiento de Visión Guatemala, Diego Hernández, “las comunidades indígenas han enseñado al mundo entero que tienen potencial para adaptarse a los cambios, una capacidad enorme de resiliencia y se organiza para apoyar a los demás familiares”.

En la organización se han dado cuenta que ellas saben hacer de todo y en este sentido, acompañarlas en la administración de sus negocios ha sido clave para el apoyo a la economía familiar y comunitaria. Con regularidad sus hijas e hijos, o sus esposos, se involucran en los procesos que implica desarrollar sus emprendimientos. Motivar la participación de la familia es clave para evitar sobrecargarlas de trabajo, ya que tener un negocio no las exime de las labores domésticas ni de los trabajos de cuidados que hacen, por ello se promueve el trabajo colectivo, para que poco a poco, los cuidados de la casa y otras responsabilidades se compartan.

Taller para mujeres emprendedoras de San Pedro La Laguna. Fotografía: Visión Guatemala.

Para la directora de Visión Guatemala, Rosalía González, el hecho de que las mujeres participen en estos emprendimientos tiene un doble propósito, generar sus propios recursos y de esa forma no depender de quienes, en ocasiones, las vulneran. Tarea que no es fácil en razón que los roles de género suelen estar bien asumidos, por ello el doble trabajo: económico y social. 

Atreverse a hacer negocios

 Desde que empecé (hace 6 meses), como mujer dedico mi vida a otras cosas, como salir a platicar con mis amigas, y he aprendido a cuidarme. Voy a los talleres de autoestima y de administración de negocios”.

Gloria Arana,originaria de Petén y vecina actual de San Pedro La Laguna

Visión Guatemala facilita los recursos y los talleres. La idea es que puedan tener herramientas para administrar, porque muchas saben manejar dinero, pero no cómo hacer que les deje beneficios.

Dora Puac, de San Pedro La Laguna, lleva un año en el programa con su emprendimiento de ropa interior que inició hace 5 años y le va mejor ahora con lo aprendido en administración, porque antes no recuperaba lo que había invertido. Recuerda que dejaba la ropa en manos de sus clientas y aunque no le pagaran, volvía a dejarles mercadería. “Ya aprendí a que se hace de otra forma”, dice sonriendo.

Hilda Monroy, de la aldea Palestina, cuenta que también le va mejor en su negocio, porque “antes no llevaba cuentas, ahora sí”.

Al menos 45 beneficiarias acudieron al salón de San Pedro esa mañana de domingo  provenientes de dos municipios de Sololá: San Juan La Laguna, San Pedro La Laguna y la aldea Palestina.

Exposición de emprendimientos de mujeres en San Pedro La Laguna. Fotografía: Jacqueline Torres

Sheily Tzunún es masajista y con el microcrédito pudo comprar sus aceites y tener algunos implementos que le sirven para crear la atmósfera adecuada que necesitan los masajes terapéuticos y relajantes que hace. Durante la actividad atendió a varias personas, dio masajes y alivió dolores musculares al aplicar su don. Ha podido capacitarse en masajes, hacer su plan de negocios y lo que más disfruta es que su “don” (como le llama ella) está puesto al servicio de las personas que lo necesitan.

Floridalma Galindo, lleva dos años con su emprendimiento de granizadas, al hablar de su experiencia dijo que “no sabía si el negocio dejaba ganancias, ahora me doy cuenta que sí vale la pena”.

Andrea González también está entusiasmada, lleva cuatro años con su emprendimiento de confección con prendas de vestir recicladas y su balance es positivo. “Anhelaba ser artesana y quería hacer algo diferente para evitar la contaminación del lago”. Con su plan de negocios ayuda a otras mujeres porque les compra ropa; y con sus ingresos pudo darle a su hijo un apoyo para su carrera universitaria. “Las mujeres también podemos ser emprendedoras”, concluyó.

Andrea González ofrece las prendas que fabrica con tejidos reciclados.Fotografía: Jacqueline Torres

Esta fue la primera actividad que se realizó en febrero de este año, de otras que se realizarán en el municipio durante el año. Parecen contentas, porque además de darse a conocer y vender, se encuentran, platican y ríen.

Texto: Jacqueline Torres Urizar
Edición y Corrección de Estilo: Daniela Sánchez Lemus
Posts relacionados
Desde los territorios

“No importa, de salir de la cárcel tengo”

1 Min de lectura
Por Rony Morales Un vídeo que ha circulado en redes sociales los últimos días muestra el momento en que un hombre agrede…
Desde los territorios

Niño Yukpa construye su sueño en medio de dificultades en su territorio

8 Min de lectura
Por: Diomedes de Jesús Bernal Fernández.  Colombia En el Resguardo Sokorhpa, en la Serranía del Perijá, los niños y las niñas deben…
Desde los territoriosDiversas

Aurora Nohemí: vena artística de resistencia a través de los sonidos

9 Min de lectura
Texto: Teresa Son. Totonicapán  Aurora Nohemí Chaj (Quetzaltenango 1986) es mujer maya k´iche´, diseñadora, bordadora, arquitecta, poeta y compositora e intérprete autodidacta….
Lo mejor de Factor4 en tu bandeja de entrada

 

Nada de spam, sin costo de suscripción nuestros últimos artículos.

Suscríbete
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
SUSCRÍBETE A FACTOR 4

Si quieres que enviemos a tu correo un boletín semanal o nuestras notas el día de su publicación suscribete.